Ir al contenido principal

Alimentación saludable en niños

La alimentación es un factor extrínseco que favorece el crecimiento y desarrollo en los niños, es importante considerar que los hábitos alimenticios se adquieren a temprana edad van a repercutir de manera significativa en la adultez.

Una correcta alimentación evitará el desarrollo de alergias, también puede prevenir diabetes, hipertensión y obesidad. Un niño con obesidad tiene 80% de probabilidades de ser un adulto obeso.

A grandes rasgos un niño en promedio necesita alimentarse de 4 a 6 veces al día, esto va a depender de las actividades que realice, los horarios de escuela, si va a clases extra curriculares, si practica algún deporte como natación, fútbol, básquetbol, entre otros.

Comúnmente se estandariza a 5 tiempos de comida: 3 comidas fuertes (desayuno, comida y cena) y 2 colaciones.
El desayuno es uno de los alimentos más importantes para la población, principalmente en los niños, y a pesar de esto existe mayor tasa de omisión. El desayuno constituye en promedio el 25% de las calorías totales.

Iniciar el día con una correcta alimentación favorece: un mejor rendimiento académico, existe un mejor control sobre el peso y el apetito, previene enfermedades crónicas en adultez, proporciona vitalidad y energía.

Un desayuno infantil debe incluir:
- Cereales (tortilla, pan de caja, arroz o pasta)
- Fruta y/o verduras (preferentemente de temporada)
- Proteína (Alimentos de origen animal)

En las colaciones se puede consumir un cereal más una fruta o una fruta más oleaginosas (nueces, almendras, cacahuates o pistaches).

Para la comida y la cena es importante ofrecer: cereales, verduras y alimentos de origen animal.

Es bien importante evitar sobrealimentar a nuestros pequeños, en repetidas ocasiones y derivado de la preocupación de dar los mejores nutrientes cometemos el error de ofrecer alimentos de más o servir en proporciones inadecuadas, en desayuno, comida y cena una guía que nos servirá para medir las raciones es haciendo uso de un plato de 15 cm de diámetro, el cual se fraccionará en 3 partes para quedar de la siguiente manera:

- 1/2 plato de verduras
- 1/4 plato de alimentos de origen animal o leguminosas (habas, lentejas, garbanzos y frijoles)
- 1/4 plato cereales

De tal manera que si en casa preparamos, por ejemplo: picadillo y arroz, procuraremos que 1/4 parte del plato sea de picadillo, 1/4 parte de arróz y el 1/2 sobrante será de verduras o frutas.

Aunado a éstos cuidados evitaremos el uso de jugos, refrescos, aguas de sabor o cualquier otro tipo de bebida endulzada ¿Por qué? si utilizamos este tipo de bebidas para saciar la sed de nuestro pequeño constantemente, el azúcar añadida de estos productos se va a acumular, promoviendo así la preferencia por bebidas azúcaradas y fomentando el sobrepeso y la obesidad. Tampoco se trata de limitarlos de golpe, pero evitar en la medida de lo posible el uso de estos productos y ofrecer agua simple sería lo ideal.

Recuerda que la alimentación de tus pequeños es un factor determinante para formar adultos sanos, practicando moderación ningún alimento está prohibido.

Soy Narshelli Lozano tu nutrióloga de cabecera y nos leemos en el próximo post.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Bienvenido

Mi nombre es Narshelli (sí, ya sé que no es nada común, pero ya estoy aquí) soy nutrióloga de formación y siempre me ha gustado escribir de manera informal, hoy he decidido emprender este camino de la "bloggueada" con la intención de compartir mis conocimientos profesionales, mi opinión sobre algunos temas de interés, recetas de cocina (que luego invento y nunca anoto) y muchas muchas cosas más. Si quieres aprender y emprender este trayecto junto conmigo ¡Bienvenido!  Acopáñame y juntos caminemos en este recorrido, que créeme es muy largo.


Ensalada de espinacas con mango

¡Deja de hacer ensalada de lechuga con jitomate! el día de hoy te traigo esta deliciosa ensalada de espinacas con mango, es súper fácil de hacer. ¡Prúebala!
                                                                                 Ingredientes: 1 manojo de espinacas 1 mango maduro 60 gr de Queso panela o queso de cabra 5 nueces peladas Arándanos Ajonjolí
Procedimiento: Una vez lavadas y desinfectadas espinacas las trozaremos y vaciaremos en un refractario limpio y seco, posteriormente pelamos y cortaremos el mango en cubos pequeños, lo mismo hacemos con queso panela, mezclamos con las espinacas y agregamos los arándanos con las nueces trozadas, espolvoreamos el ajonjolí y listo! Es una excelente opción para acompañar los alimentos.
No es necesario aderezarla, pero puedes agregarle un chorrito de aceite de oliva extra virgen (recuerda que ese es recomendable consumirlo en crudo) o vinagre balsámico. 


Hablemos de ablactación

El alimento apropiado para el recién nacido es sin lugar a duda la leche materna, ya que esta contiene todos los nutrientes e inmunoglobulinas que el pequeño necesita, misma que en algunas ocasiones por alergias, intolerancias u otras condiciones fisiológicas en el recién nacido y algunas otras como escasa producción de leche en la madre (entre otros factores) puede ser sustituida por una formula de especialidad para tener una mejor asimilación por parte del bebé. Posterior a ello, las necesidades y requerimientos nutrimentales del bebé incrementan y es necesario incluir alimentos nuevos como es el caso de los purés y papillas, a este periodo de introducción de alimentos se le conoce como: Ablactación.

Este periodo es de vital importancia ya que de una correcta exposición a los alimentos dependerá el bienestar del bebé pero sobre todo repercutirá significativamente en su adultez. 
Pero entonces ¿Cómo saber qué alimentos ofrecer? para esto es muy importante reiterar que por lo menos dura…